Cenicero Diablo Morado

  • $ 849.95
  • $ 999.00
Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

¡Solo 1 restantes!

Se cuentan varias historias acerca del origen de esta tradicional manifestación artística. Del recuento de mitos están aquellos donde se dice que el diablo “recorría Ocumicho y molestaba a todos, se metía en los árboles y los mataba. Entraba en los perros y no hacía más que agitarse y gritar. Luego persiguió a la gente, que se enfermaba y enloquecía. A alguien se le ocurrió que había que darle lugares donde pudiera vivir sin molestar a nadie”. Esta es una de las causas por la que los pobladores comenzaron a hacer los diablos.

Otra historia es la que cuenta la mayoría de los lugareños. En ella se hace referencia a un joven de nombre Marcelino, quien gustaba de hacer figuras de barro, lo cual, en su tiempo, era considerado una actividad propia de las mujeres. Según dicen, fue él quien realizó las primeras figurillas después de que el diablo se le apareció en una barranca. También hacía vírgenes, sirenas y “huarecitas”, todas, figuras tradicionalmente hechas en la región. Sus diablos eran las mejores efigies, “nadie las ha superado”

hoy en Nahualcalli tenemos el gusto de incluir los trabajos de la Maestra Zenaida Rafael, Ganadora del Premio Nacional de Ceramica, del Gran Premio Nacional de Arte Popular, y gran Maestra del arte popular, y los trabajos de su hijo que continuan al dia de hoy con la tradicion esta pieza cuenta con unas medidas aproximadas de:

16x18x13 cm

Cenicero de diablo, trabajo del Maestro Sergio Rafael, pieza elaborada totalmente a mano sin el uso de moldes.


También recomendamos